Meer van Banyoles in Catalonië, Spanje

Hace más de diez años, Alfred van den Heuvel, actor, y su esposa, Debbie de Jong, se enamoraron de un B&B en Cataluña. Al poco tiempo, el consumado urbanita descubrió otro nuevo amor: dar largos paseos por entornos naturales desconocidos. ‘Aquí puedes deambular sin límites. Sin verjas, sin letreros, sin nada.’

A posteriori resulta extraño pero, en realidad, cuando nos mudamos a España no sabíamos mucho sobre el país. Mejor dicho: nada. Teníamos ciertos clichés en nuestra mente, y eso era todo. Pero qué diferentes han resultado las cosas. Realmente diferentes. Ni mejor, ni peor.

Al cabo de un tiempo, empezamos a comprender un poco la estructura de nuestro entorno y pudimos comenzar a descubrir pueblos un poco más alejados. Y cada vez sentía más curiosidad por un par de senderos que partían de nuestra casa y serpenteaban entre los campos. Yo no era lo que se dice un caminante, sí, en la cinta de correr del gimnasio, pero estos senderos me atraían, y atraían, sobre todo, a mí fantasía.

Meer van Santa Pau nabij Tavertet

Al final, una mañana fui a mirar, y a partir de ese momento experimenté de nuevo, de forma compacta, la evolución de niño pequeño a adulto. Con tanto miedo a perderme o a no poder encontrar el camino de vuelta como Hansel sin Gretel, empecé con un trozo pequeño. Tras un enorme periodo de tiempo (que luego resultó ser una hora) regresé sin aliento, pensando que había caminado medio maratón, pero en realidad solo habían sido tres kilómetros.

Advertentie

Estaba totalmente centrifugado, había serpenteado entre bosques y valles, y me había encontrado con vistas que hacían sospechar la existencia de una muralla de montañas a lo lejos. Eran los Pirineos, pero yo todavía no era consciente de ello. La siguiente mañana quería ir otra vez inmediatamente, pero las agujetas me hicieron volver a caer impotente en la cama.

Me atreví a dar paseos cada vez más largos, es decir, fue como llegar a la pubertad, y poco a poco llegué a la conclusión de que estábamos en una zona incomparable. Si no me había dado cuenta antes es porque aquí el campo tiene una especie de belleza descuidada que no llama en absoluto la atención en un primer momento. Tampoco lo pone en ningún folleto. Pero se parece condenadamente a la Toscana. Pero cuando paseas por la Toscana, ya lo sabes, ya te has ilusionado con ello y piensas: ¡guau! Pero esto, lo cierto es que no lo encuentras descrito en ninguna parte.

Mientras tanto me he convertido en un experto conocedor del terreno y ya no me da absolutamente ningún miedo perderme, incluso lo deseo.

Dit artikel is eerder verschenen in ESPANJE! (nummer 1, jaargang 2017) en de informatie kan achterhaald zijn. Auteur: Alfred van den Heuvel

Dit is een bewerkte versie van een Nederlands artikel dat eerder in ESPANJE! verscheen. De originele versie lees je hier.