Málaga se está modernizando. El despegue turístico se produjo en 1993 con la llegada del Museo Picasso. Con sus más de veinte museos, Málaga se está perfilando cada vez más como la ciudad de los museos por excelencia. El nuevo retoño es el Museo Carmen Thyssen, que abrió sus puertas a finales de marzo. Pero Málaga es mucho más: sus calles de tiendas y paseos marítimos invitan al paseo y en bicicleta se llega en un momento al acogedor pueblo pesquero de Pedregalejo

El corazón palpitante de Málaga es la calle comercial Calle Larios, especialmente animada al atardecer. Artistas de la calle de todo el mundo demuestran aquí sus artes, desde los tradicionales tragafuegos y estatuas vivientes hasta cuartetos de cuerdas al completo. Las terrazas son agradables, pero los precios son bastante más altos que varias calles más lejos. Aquí todo gira en torno a ir de tiendas, ver y ser visto. También las tiendas más originales se encuentran unas calles más abajo. La Calle San Juan cuenta, por ejemplo, con una atractiva fusión de establecimientos tradicionales y modernas tiendas de té y tartas. Entre estas callejuelas y la Calle Larios se encuentra, desde finales de marzo, el nuevo mascarón de proa de Málaga: el Museo Carmen Thyssen. Muchas ciudades españolas le habían echado el ojo a la colección reunida a lo largo de los años por la baronesa española. Esta al final optó por Málaga. El alcalde Francisco de la Torre no solo tenía el mejor lobby, sino que además es, según comentan, muy amigo de la baronesa. Incluso corren rumores de que se ven asiduamente. El alcalde supo persuadir a la baronesa para que pusiera a disposición de su ciudad su amplia colección de arte español del siglo XIX.

Ciudad de Picasso

Los visitantes holandeses sin duda quedarán encantados sobre todo con el Museo Picasso y los lugares de la ciudad donde el maestro español ha dejado su impronta. La ciudad debe el Museo Picasso, que abrió sus puertas en 1993, ante todo a la generosidad de los descendientes de Picasso, Christine y Bernard Ruíz-Picasso, que dieron, tanto en propiedad como en préstamo, su colección privada al museo. Las 155 obras que se erigen y cuelgan en el Palacio de Buenavista, escondido en el centro urbano, constituyen un fiel reflejo de la obra del gran maestro español. Un poco más lejos, en la Plaza de la Merced, se encuentra la casa donde el 25 de octubre de 1881 nació Pablo Picasso y donde vivió hasta 1891. También aquí cuelgan varias obras originales del malagueño más famoso y su padre, que daba clases de pintura en Málaga.

En bicicleta a orillas del mar

Una de las formas más divertidas de explorar el resto de la ciudad y sus alrededores es en bicicleta. Se ofrecen diferentes paseos organizados, pero no hay nada como alquilar una bicicleta y lanzarse a la aventura. En Malaga Bike Rental en la Calle Victoria 15 ya puedes llevarte una buena bicicleta durante medio día por tan solo cinco euros. La ruta más popular conduce al antiguo pueblo pesquero de Pedregalejo, situado un poco más al este de la ciudad. El primer tramo conduce a lo largo de un paseo marítimo flanqueado por palmeras que desemboca en la playa de arena de La Malagueta, muy popular entre los amantes del sol incluso en un soleado día de invierno. Con un poco de suerte aquí se te acerca una masajista china para ofrecerte por veinte euros un estimulante masaje de pies a cabeza bajo el sol. Si el tiempo no acompaña, no importa, entonces puedes degustar las delicias que se sirven en La Moraga, fruto del espíritu del cocinero con estrellas Michelin Dani García. La ubicación y las vistas de la playa son espléndidas, la decoración es moderna y el ambiente es excelente. Desde aquí puedes seguir el paseo en bicicleta por el paseo marítimo a lo largo de la playa que conduce a Pedregalejo. Sentir la caricia del sol y del viento, ¡esto es disfrutar! No olvides echarte protección solar, si no quieres terminar como un chicharrón. Pedregalejo cuenta con un amplio abanico de restaurantes con terrazas donde se sirven sardinas ahumadas. El pescado es ahumado ante los ojos de los comensales en barcos de madera en la playa.Y para completar la felicidad, un vino chardonnay de la región. No hay mejor manera de cerrar una visita a Málaga.

Dit is een bewerkte versie van een Nederlands artikel dat eerder in ESPANJE! verscheen. De originele versie lees je hier.

Dit artikel is eerder verschenen in ESPANJE! (España & más nummer 2, jaargang 2011) en de informatie kan achterhaald zijn. Auteurs: Jos Schuring, Marjan Terpstra. Vertaler: Nadine Münninghoff

Over de vertaalster:

Nadine groeide drietalig (Spaans, Catalaans en Nederlands ) op in Roses en kwam op haar 18e naar Nederland om Kunstgeschiedenis en Klassieke Archeologie te studeren. Hierna volgde ze de vertalersopleiding aan de ITV met Spaans als moedertaal. Nadine maakt zulke goede vertalingen voor ESPANJE!  dat haar teksten vaak nog mooier zijn dan het origineel.